¿Por qué hacemos este proyecto? Razones no faltan. Esta es la situación de los menores tutelados en España.

  • 08 Oct , 2011, 23:15

En España existe un gran número de menores protegidos por la Administración y apartados de sus familias biológicas por encontrarse en situación de riesgo o desamparo. Según los últimos datos publicados en España hay 35.000 niños tutelados por el Estado. Casi un 50% vive en centros residenciales por no contar con familias de acogida. La Comunidad de Madrid tutela a 4.400 menores y 1.800 viven en residencias de menores.

En la mayoría de los casos estos niños son internados en centros residenciales mientras se busca para ellos una posible adopción o acogimiento familiar que, en muchas ocasiones, no se puede llevar a cabo, por lo que muchos de las niñas y niños y/o adolescentes pasan sus años de crecimiento y desarrollo sin experimentar un entorno familiar y comunitario.

La experiencia demuestra que el entorno más favorable para el adecuado desarrollo material, afectivo, social y moral de los menores es una familia.

Si quieres profundizar, te ofrecemos una serie de artículos relacionados:

03/11/2010  «Los niños invisibles», por Jesús Palacios (catedrático de Psicología Evolutiva y de la Educación de la Universidad de Sevilla).

«La mayor parte de los menores españoles separados de su familia por razones de protección terminan por ser enviados a instituciones. Una anomalía a la que no se pone solución en medio de inaceptables excusas».

11/05/2011 «Expectativa ante la futura ley», por Belén Cabello (Presidenta de Familias para la Acogida y miembro de una de las tres familias acogedoras responsables del proyecto “Casa de Acogida Santa María de la Almudena”).

«En otros países del entorno europeo, cuestiones como el cierre de los centros y el protagonismo civil de las asociaciones familiares fueron abordadas hace más de una década».

19/07/2011  «¿Qué va a cambiar con la modificación de la ley?”, por Teresa Díaz Tártalo  (Vicepresidenta de Familias para la Acogida y Directora del área de infancia y juventud del Instituto de la Familia de la Universidad S. Pablo CEU. Forma también parte de una de las familias impulsoras de este proyecto).

«Habría que apoyar a las asociaciones que difunden el bien que es la acogida, dar visibilidad social a lo que hacemos, facilitarnos megáfonos que permitan que el acogimiento familiar deje de ser una figura desconocida por la sociedad».